¡Cómo evitar el abdomen inflado!

La inflamación, es un síntoma común de muchas posibles enfermedades y malestares digestivos. Uno de los motivos más comunes es la intolerancia a ciertos alimentos y algunas enfermedades crónicas, entre ellas la gastritis, el colon irritable y el estreñimiento. Cuando la inflamación es frecuente, es importante consultar a tu médico.

En muchas ocasiones, el abdomen inflado puedo estar acompañado de dolor abdominal y flatulencias, en ocasiones es causado por consumir alimentos ricos en grasa, muy condimentados, o algunos alimentos productores de gases como la coliflor, el brócoli y bebidas con gas.

¿Que debo hacer?

Tener una alimentación rica en fibra es necesaria para una buena digestión, ¡OJO! un exceso en su consumo también puede ser causante de flatulencia y distensión abdominal. Por esta razón el aumento del consumo de fibra debe ser gradual y acompañado con ingesta de suficiente agua.

Importante evitar las comidas abundantes, comer despacio, evitar masticar chicle durante mucho tiempo, hablar o reír mientras se come, ya que esto facilitaría que se trague aire y esto favorece la distensión abdominal.

¡Recomendación!

1. Mastica a conciencia cada bocado. De esta forma, el alimento llega mejor troceado al estómago y además se produce una enzima que mejora la digestión.

2. Come despacio, pues así evitará tragar aire, lo que deriva en hinchazón.

3. Bebe al menos dos litros de agua al día entre comidas, lo que ayuda a mejorar la función renal y arrastra consigo las toxinas. Evita todas las bebidas con gas.

4. Cuidado con ciertos alimentos muy ricos en fibra, como los cereales, que pueden causar flatulencia, caso que también se aplica a la lechuga.

5. Las legumbres resultan más digestivas si se dejan en remojo durante al menos una noche y si se cuecen lentamente. 

6. Si tienes problemas de gases, puedes combatirlos con cápsulas naturales de hinojo o de carbón activado, o con infusiones de menta o de manzanilla.

7. Los días anteriores a la menstruación se produce una importante retención de líquidos. Para combatirla, toma al menos dos litros de agua al día, que te ayudará a eliminar toxinas, y evita los diuréticos, que pueden provocar la pérdida de micronutrientes importantes para la salud.

8. Evita la sal, así como los alimentos ricos en ella. El sodio de la sal para en seco el mecanismo que expulsa el agua de las células, causando la ya conocida sensación de hinchazón.

9. El ejercicio regular ayuda a mejorar el tránsito intestinal, así como a eliminar el exceso de líquidos.

10. El estrés también afecta al proceso digestivo y puede influir en la aparición del vientre hinchado.