Dejando a mi perrito solo de nuevo: el momento más temido

Es difícil separarnos de nuestros regalones

No quedan dudas de que el 2020 ha sido un año lleno de nuevas experiencias, tanto para nosotras como para nuestras mascotas. Uno de los mayores cambios fue la cuarentena, nuestros perros repentinamente tuvieron que acostumbrarse a una nueva forma de convivencia donde la soledad no era una opción. Muchos meses han pasado desde entonces y nuestras nuevas rutinas los dejan expuestos a un nuevo cambio: el desconfinamiento.

Es aquí donde nos preguntamos ¿podré dejarlo solo ahora, después de tanto tiempo? ¿qué consecuencias puede traer esto para su comportamiento?

Estos días en casa nos han hecho aún mas cercanos a nuestras mascotas

Para poder entender este tema tan complejo, hablemos primero un poco sobre su naturaleza perruna.

Los perros desde el momento de su nacimiento, hasta su adultez, atraviesan por distintas etapas de desarrollo en donde las experiencias vividas marcarán su personalidad y la forma de interactuar con el mundo. Como adiestradora especialista en cachorros, siempre aconsejo comenzar con el proceso de socialización lo más temprano posible, incluso hay algunos ejercicios que podemos hacer dentro de casa para iniciar este proceso. Sin embargo, los cachorros nacidos durante la pandemia, no tuvieron esta oportunidad y aquí se nos presenta el primer desafío.

Drenar energía física y mental será fundamental al momento de dejarlo solo, por lo que debe llevársela bien con sus paseos y todo lo que hace en ellos. Así que, tómate varios momentos del día para sacarlo a pasear, idealmente con su juguete y snack favorito y comienza a asociar todos los estímulos posibles, con refuerzo positivo. ¡Cada vez que vea a otro perro/persona, entrégale un premio!

Muy bien, ahora que lo hemos socializado, enseñémosle a estar solo. Tanto cachorros como perros adultos, se beneficiarán de estos ejercicios:

  1. Desensibiliza las claves de salida. Los perros al igual que nosotros, son animales de rutina y aprenden rápidamente a identificar patrones de conducta. Por ejemplo, siempre dejamos las llaves en el mismo lugar, o me pongo el abrigo y las zapatillas justo antes de salir. Al repetir estas conductas, nuestro perrito se pondrá ansioso porque ya sabe que se avecina el momento tan temido de soledad. Por lo tanto, lo que debemos hacer es romper con estos patrones de asociación, dándoles otro significado: toma las llaves y siéntate a ver tele, colócate las zapatillas 30 min antes de salir; al otro día haz algo distinto y toma las llaves y cámbialas de lugar, etc., la idea es que para nuestro perro, cada día sea diferente.
  2. Acondiciona un espacio en casa que sea para él. A muchas nos encanta dormir con nuestro perro, no hay nada más rico que regalonear con ellos y eso está muy bien, sin embargo es bueno que también tengan su camita o casa donde puedan descansar y separarse de a ratos de la manada.
  3. Para este ejercicio, quiero que pienses en ese momento en el que sales a botar la basura, a recoger un pedido o hacer una pequeña compra y regresas a casa en solo 5 minutos, seguramente tu perrito te saluda como si no te hubiera visto en muchas horas. Esto sucede porque, a pesar de que tienen buena memoria, no tienen noción del tiempo. Te cuento esto porque será un detalle importante al momento de dejarlo solo.

Lo que haremos ahora serán separaciones momentáneas varias veces al día, por ejemplo, déjalo en su cama/casa mientras tú estás en la cocina o fuera de la pieza mientras te das una ducha. Así nuestro perrito entenderá que está bien estar separados y empezaremos a enseñarle algo de independencia.

Por último, extiende los tiempos de separación (primero 10 min, luego 20 min, etc.), y comienza a realmente salir de casa. Es un proceso que requiere práctica y repeticiones, por lo que es muy importante que tengas paciencia y constancia.

  1. Ahora que ya lo hemos dejado solo, es importante dejarlo entretenido. ¿Recuerdas cuando te comenté sobre el ejercicio físico y mental? Es aquí donde un buen paseo antes de la separación nos va a ayudar a drenar la mayor cantidad de energía física posible. ¿Pero de qué va el ejercicio mental? Así como nosotros estudiamos, trabajamos, estamos en constante aprendizaje, nuestros perros también necesitan trabajar su mente, por lo que el juguete Kong será tu mejor amigo.

 El Kong es un juguete rellenable en forma de barquillo que le proporcionará a tu perro ejercicio de masticación y resolución de problemas, terminando de drenar el restante de energía necesario para que esté tranquilo y equilibrado. Además, como está relleno de comida, estamos asociando la soledad con estímulos deliciosos y divertidos.

Ahora sí, estamos listas para volver a trabajar, o salir el tiempo que sea necesario sabiendo que nuestro regalón está tranquilo en casa, divirtiéndose, descansando y pasándola bien y recuerda que cualquier desafío que se les presente en un futuro, con paciencia, práctica y amor podrá ser superado juntos.

___________________
Articulo escrito por:

Thais Delgado
Adiestradora Canina Profesional en | Web | + posts

Co-Fundadora y Dog Trainer Senior Dog Training Club, Adiestrador Certificado Internacional. Especialista en cachorros y Obediencia.