Cuarentena con niños. Cuando todo el mundo esperaba que las cuarentenas fueran cediendo, se decretaron nuevas y todo indica que la mano al respecto se endurecerá. La psicóloga clínica infanto-juvenil, Christianne Ellwanger Alfaro, nos refresca algunos consejos para enfrentar el encierro con los niños y jóvenes.

En el transcurso de la vida humana se ha visto que las personas tenemos una gran capacidad de adaptación frente a las distintas circunstancias que se nos presentan, más así los niños y niñas, quienes presentan mayor flexibilidad o plasticidad neuronal. A pesar de esta capacidad que poseemos los seres humanos, seguramente para nadie ha sido fácil el adaptarse a esta nueva situación, sobre todo para aquellos que conviven con niños(as) en las casas y deben cambiar su planificación diaria, ya que, no existen manuales para enfrentar situaciones universalmente nuevas, por lo que muchas veces nos vemos enfrentados a improvisar en relación al trabajo, rutinas, actividades, entre otros.


Junto a esta novedad, hay muchas emociones que se acentúan o se destapan, especialmente la ansiedad y el estrés, que serían los principales enemigos del “encierro”, jugando un papel fundamental en la motivación laboral o motivación estudiantil. Como todos estamos dentro de esta misma crisis, es algo que nos puede afectar por igual, más aún por la temible incertidumbre que experimentamos, por lo que, tenemos que estar lo más preparados(as) posibles.

Foto de Kelly Sikkema en Unsplash
Foto de Kelly Sikkema en  Unsplash


¿Qué se espera de esta situación en niños(as) y adolescentes? Se espera que ocurran diversos cambios, dentro de los cuales, lo más esperado es que aparezcan:
• Mayores problemas de concentración.
• Mayores dificultades con los hermanos o con distintos miembros de la familia.
• Un aumento de la frustración y la ansiedad.
• Dificultades en el sueño (insomnio o hipersomnia).
• Alteraciones en la alimentación (tienden a comer más).
• En niños(as) que además tengan cierto diagnóstico (Ansiedad, Depresión, TEA, etc.) pueden verse más afectados y tener un incremento de la manifestación de los síntomas.


A pesar de lo anterior, también es una situación que nos ofrece la oportunidad de volver a lo básico: disfrutar en familia, disfrutar del tiempo y de las cosas simples y cotidianas.
Llevar una rutina de lunes a viernes (con cierta flexibilidad), para relajarnos más el fin de semana, nos ayuda a disminuir la ansiedad y frustración diaria. Este y otros consejos dados a continuación pueden ser muy relevantes a la hora de enfrentar el día a día, para estar preparados para el momento en que tengamos que enfrentar la “normalidad”, en donde los niños y niñas tengan que volver a los establecimientos educacionales y dejar de lado las clases online y las clases en casa.

Foto de Bekah Russom en Unsplash
Foto de Bekah Russom en Unsplash

Por lo tanto, es importante:

  1. Mantener horarios regulares: intentar que los niños(as) se acuesten y levanten a la misma hora, sobre todo de lunes a viernes, para no olvidar la rutina del colegio (no es necesario que se levanten a la misma hora de cuando iban al colegio, se puede flexibilizar). Lo fundamental es que duerman la cantidad de horas adecuadas para su edad.
  2. Realizar actividades de la vida cotidiana para reforzar el aprendizaje: por ejemplo, cocinar permite aprender y ver la utilidad de las matemáticas, al ver las porciones y proporciones; así como regar las plantas permite conocer de ciencias.
  3. Comer en horarios establecidos que sean preferentes para cada familia: esto ayuda a niños(as) y adultos a seguir la rutina y tomarse los minutos de descanso requeridos. Además promueve un espacio de diálogo para ver el estado actual de los distintos miembros de la familia.
  4. Es fundamental realizar recreos: al igual que los recreos que se hacen en el establecimiento educacional, es importante que estos mismos se hagan en la casa, ya que, el tiempo de concentración de los niños se va acotando, sobre todo frente a las clases tras una pantalla.
  5. Promover el trabajo autónomo e incentivar los pequeños logros: es importante que los niños(as) tengan la sensación de que pueden hacer las cosas por sí solos, teniendo en cuenta de que algunos necesitan más de nuestra ayuda.
  6. Cuidar el contenido de las noticias que se ven en línea, para no aumentar la angustia.

Se debe tener claro que no se trata de asumir el rol del profesor(a), ya que, ellos ya han dedicado su tiempo en organizar, crear y desarrollar sus clases para intentar llegar a la mayoría de los alumnos. Es tratar de encontrar nuevas formas de reinventarnos y acceder al conocimiento, para estar lo más preparados posibles cuando retornen al colegio.

Foto de Josh Applegate en Unsplash
Foto de Josh Applegate en Unsplash


¿Qué se puede hacer en casa para favorecer el control de los niños(as)?
• Una de las actividades que se proponen, es que los niños(as) puedan realizar un horario en donde se incluyan los recreos, horario de almuerzo y de estudio para que bajen la ansiedad de la típica pregunta “¿Cuánto falta?”.
• Por otro lado, se promueve la idea de estar en familiar e incentivar que los niños y niñas dibujen o escriban qué ha sido lo mejor que les ha pasado en cuarentena, para que quiten el foco de lo negativo, además de que sirve como generar nuevas instancias en familia, en donde el adulto puede guiar la actividad y compartir lo que ellos también sienten.

Christianne Ellwanger Alfaro, Psicóloga Clínica Infanto-Juvenil.  

+569 82537389. Instagram:@divinamente.psicologa